Inspección del lugar del crimen, un caso real 3/3

 

Fuente: Elaboración propia

Fuente: Elaboración propia

Apreciados amigos, por medio del presente post os comentaré cuál es el método de desarrollo de la investigación del homicidio a través del estudio de un caso de un doble asesinato desde una visión práctica y que traslado a este humilde blog con la intención de que pueda servir a todas aquellas personas interesadas en conocer cual es la operativa real en España de esta importantísima labor de investigación criminal en delitos graves.

Por otro lado, me gustaría aportar con este estudio, la dimensión real del trabajo que desarrollan los verdaderos investigadores en contraposición con otras visiones fantásticas que describen, con mejor o peor fortuna de forma superficial y carente del conocimientos, esta importante labor profesional, al carecer de la mínima experiencia profesional y forense y que se fundamenta, solo en algunos casos, a parafrasear lo que los verdaderos expertos exponen como resultado de su larga experiencia profesional supliendo esa limitación con salpicaduras de apuntes de estudios de criminología extraídos en Internet o documentales de series de crímenes famosos en cadenas de televisión que describen como si sus autores fueran los protagonistas de la película. Estos recortes de apuntes y documentales, debidamente memorizados son reproducidos en las redes sociales apropiándose su autor de aquellos conocimientos que otros poseen por su trayectoria profesional, ya sean psicólogos, psiquiatras, juristas o abogados penalistas o detectives privados, consiguiendo trasladar a las redes sociales de los que son adictos, su autoría consiguiendo engañar a quienes les siguen.

Hecha esta puntualización que considero debe tenerse en cuenta por salud mental, y porque entiendo que tras un crimen horrendo se oculta una gran tragedia y por respeto al procedimiento que siguen los profesionales en esta respetable labor, voy a exponer, desde mi parecer por la experiencia acumulada en este tipo de investigaciones, cuál es la metodología que se sigue en virtud del seguimiento de un caso real concreto de doble asesinato sucedido hace unos años.

Aspectos preliminares de la investigación de un homicidio

Como sabrán, la intervención de los integrantes del grupo de homicidios viene supeditada por la imprescindible coordinación con los responsables de Policía Científica presentes en el lugar donde se ha cometido un crimen ya que son los primeros en entrar en la escena y quienes autorizarán la entrada de aquel para continuar la práctica de la inspección ocular conjunta impidiéndose la entrada a ninguna otra persona excepto la comisión judicial integrada por el Juez de Instrucción en funciones de Guardia, el médico forense, el Fiscal y el Letrado de la Administración de Justicia, en su caso.

El grupo de homicidios, desde el primer momento que tiene conocimiento de los hechos recopila toda la información que puede recoger de testigos, víctimas e incluso presuntos autores detenidos, así como la información recabada por las propias unidades policiales intervinientes y otros cuerpos asistenciales concurrentes.

Con ello se pretende saber cómo han podido suceder y desarrollarse los hechos y de esta forma orientar la inspección ocular y los medios humanos y técnicos a emplear.

Contar con información previa oportuna, resulta especialmente muy valioso antes de desarrollar esa importante diligencia policial ya que se constituye en la base de la investigación posterior. De tal manera se tendrán en cuenta entre otras las siguientes fuentes de información:

Registro de los datos suministrados tanto de la llamada de aviso del comunicante, como el resto de información facilitada por todas las unidades de seguridad ciudadana y de auxilio sanitario intervinientes y además registrar:

  • Hora de hallazgo y situación exacta del lugar
  • Descripción de lo que ha visto
  • Número de víctimas
  • Demás circunstancias que rodean el suceso
  • Identidad de la víctima si se sabe y en su caso el resultado de las gestiones realizadas para ese fin
  • Identificación de otras víctimas y testigos presenciales
  • Identificación de posibles sospechosos
  • Datos de manifestaciones tomadas en el lugar por las primeras patrullas actuantes
  • Identificación de cámaras de vigilancia privadas o públicas en la zona
  • Condiciones meteorológicas, en el momento del hecho

Cuando se presente la Autoridad Judicial y el médico forense, los responsables de ambas unidades de investigación (Policía Judicial y Policía Científica) colaborarán con el médico forense en el examen del cadáver, auxiliándole en todo aquello que pueda precisar y, entre otras funciones, les compete, principalmente, por lo que se deberá:

  • Realizar la Inspección Ocular de manera conjunta
  • Centralizar y valorar la información recogida y su traslado inmediato a la Comisión Judicial presente en el lugar
  • Aportar datos de todos los indicios hallados o circunstancias a los funcionarios de policía científica que puedan ser de interés o utilidad para la investigación
  • Trasladar al acta policial todo lo hallado remitiéndose después al Juez competente
  • Precintar el lugar donde se ha practicado, si resulta preciso para continuar posteriores inspecciones

La labor del equipo de Policía Científica se centrará en:

En primer lugar y en todos los casos, como medida prioritaria a cualquier otra de carácter policial, deberá realizarse un reportaje fotográfico y/o videográfico de la escena del delito, tan amplio como sea necesario.

Es básico realizar una detallada descripción de la escena como método narrativo concreto, claro y exacto donde se describan las características de ubicación y distribución de la escena del crimen, haciendo énfasis en las condiciones de localización de evidencias que permitan establecer el registro del hallazgo y realizar análisis “post escena”. Esta fijación se debe realizar metodológicamente, es decir de lo general a lo particular hasta llegar al detalle reproduciendo con imágenes cada una de estas fases.

La fijación fotográfica consistirá en registrar a través de imágenes de forma clara la situación y ubicación del lugar del suceso. Esta fijación, al igual que en el caso anterior, se debe realizar metodológicamente, es decir de lo general a lo particular hasta llegar al detalle. Esta labor se constituye en un complemento gráfico de la descripción escrita que debe ir acompañada de otra de carácter videográfico que registre con todo detalle el escenario donde se ha desarrollado el hecho criminal que resulta imprescindible en todos los casos de homicidio.

Además, se acompañará otra de tipo planimétrico y tridimensional conocida como infografía forense y que consistirá en representar a través de medidas, en un bosquejo, croquis o plano, la distribución del lugar de los hechos, haciendo especial énfasis en la ubicación de las evidencias localizadas, así como la representación, mediante imágenes en tres dimensiones de la distribución y situación del lugar de los hechos. Para ello se utilizarán los scanner láser o de tecnología similar.

Una vez practicada la identificación de la víctima por Policía Científica, siguiendo el protocolo de actuación correspondientes, se procederá a ejecutar la inspección ocular técnico-policial, con la recogida de muestras, vestigios, huellas, etc., que pudieran encontrarse en el lugar de los hechos en compañía de los investigadores de homicidios.

Esta fase tiene como objetivo describir con todo detalle la escena del crimen, reproducir todos sus detalles, recoger todos los indicios que puedan ser de interés en el esclarecimiento de los hechos, protegerlos debidamente salvaguardando la cadena de custodia y trasladarlos a los laboratorios especializados de Policía Científica o Forenses para su análisis posterior que se remitirá a la Autoridad Judicial que instruya el procedimiento.

El grupo de homicidios, una vez finalizada la Inspección Técnico Policial de Policía Científica, y procurando desde el principio de las actuaciones, todos los funcionarios policiales intervinientes utilizarán obligatoriamente guantes, a fin de no alterar las pruebas, procurando, asimismo, que esta práctica se haga extensiva a los miembros de otros Cuerpos o Instituciones intervinientes, y practicarán:

  • Recabar la información disponible sobre los hechos del responsable del dispositivo del área de Seguridad Ciudadana
  • Se entrevistará con los posibles testigos y personas que puedan aportar algún dato sobre los hechos
  • Informará sobre los mismos a la Autoridad Judicial

Además, cuando lo consideren necesario, solicitarán de la Autoridad Judicial, el precintado del lugar o el acordonamiento vigilado del mismo, a efectos de realizar posteriores actuaciones por los servicios especializados.

El dispositivo de protección a cargo de unidades de Seguridad Ciudadana se mantendrá activo, hasta que se determine lo procedente por los responsables de las Unidades de Policía Judicial y Policía Científica, tutelado por la Autoridad Judicial.

Estudio de un caso real

En esta fase y analizando el caso descrito nos podemos preguntar ¿cuáles fueron los resultados de la inspección ocular realizada por el grupo de homicidios en el caso analizado?

Entre otras cuestiones estos fueron las más relevantes:

Uno de los detalles que más sorprendió a los investigadores fue la frialdad con que el autor de los hechos recibió a los primeros policías actuantes, teniéndose en cuenta que los dos cadáveres se encontraban en el interior de la casa a escasos metros de él que franqueó la puerta a los agentes con una frialdad que nadie pudo entender.

La puerta trasera de la casa que comunicaba con la cocina, estaba abierta y con fragmentos de vidrio en el exterior y con restos de manchas de sangre, así como se observó la presencia de fragmentos de un cenicero de barro en su interior con el que, al parecer se había utilizado para fragmentar había aquél.

La cocina no estaba desordenada pero la habitación contigua a ésta, así como el salón estaban totalmente revueltos.

Los cajones del armario y del xinfonier de la habitación contigua a la cocina estaban fuera y con todo su contenido encima de la cama y el suelo.

Algunos objetos de oro de la casa estaban desparramados en el suelo y en el patio exterior de la casa. Incluso se hallaron objetos de valor en el exterior de ésta siguiendo un recorrido que reproducía la supuesta huida del intruso que manifestó había observado el autor de los hechos cuando declaró haber entrado en la casa. Este recorrido aparecía como anárquico y carente de lógica dado que si se hubiese sido un intruso no tenía sentido que hubiera ido arrojando los objetos de valor en su recorrido de huida máxime si era perseguido por alguien.

El baño se encontraba ordenado y sorprendentemente brillante lo que hizo sospechar que se había limpiado recientemente.

El autor de los hechos, a la llegada de los agentes vestía un chándal azul, limpio y con aspecto aseado, pulcro y aspecto de estar recién duchado.

No mostró en ningún momento sentimiento alguno de estrés o ansiedad producto de los terribles hechos que se habían cometido momentos antes en su casa.

La incoherencia de sus primeras manifestaciones era evidente desde el primer momento que se le interrogó por las siguientes apreciaciones:

Manifest

Related Post